El Viejo Almacén: Un secreto bien guardado del tango

Escenario en la Tanguería de El Viejo Almacén

Hemos comentado antes sobre la belleza del tango y su importancia como aporte cultural de Argentina al mundo. Existe una diversidad de lugares en Buenos Aires donde sentarse a disfrutar la sensualidad del tango. Muchas de estas “casas de tango” operan bajo el concepto de cena show, pero uno tuvo que ser el primero. El Viejo Almacén lleva el mérito de introducir esa modalidad de espectáculo hace 50 años y continúa celebrando el tango hoy día.

Edificación con historia

Fachada de El Viejo Almacén

El Viejo Almacén nace en el barrio de San Telmo a corta distancia de La Boca, lugar de nacimiento del tango. Su ubicación, tal como el estilo musical que lo caracteriza, también ha formado parte de la historia de la ciudad de Buenos Aires. El edificio data de 1769, año que funcionó como un almacén de campaña. En la década de 1840 albergó el primer Hospital Británico de Argentina, donde fue realizada la primera intervención médica con éter en el país.

El almacén fue refugio para los combatientes heridos o afligidos durante la guerra Paraguay, así como asilo de enfermos durante la epidemia de fiebre amarilla. A finales del siglo XIX llegó a servir de prostíbulo, conventillo con bar y almacén general hasta 1900, cuando fue inaugurado como restaurante ruso y organizó sus primeras presentaciones musicales.

Llegan los tangueros a El Viejo Almacén

Espectáculo de tango de El Viejo Almacén

El local abre sus puertas como El Viejo Almacén en 1969 a manos de su fundador, Leonel Edmundo “El Feo” Rivero. Cantante tanguero de renombre, bautiza a su negocio en honor a la canción Sentimiento Gaucho de Juan Caruso, Francisco y Rafael Canaro. Aquella que comienza “En un viejo almacén de Paseo Colón donde van los que tienen perdida la fe”. Rivero conceptualiza este rincón como un cabaret de tango donde sus amigos músicos pudiesen reunirse y presentarse.

Durante su época dorada, los luminarios del tango convirtieron El Viejo Almacén en su punto de encuentro. Allí se presentaron Aníbal Troilo, Osvaldo Pugliese, Roberto “El Polaco” Goyeneche, Leopoldo Federico, Virginia Luque y el bailarín Víctor Ayos, cuyas cenizas residen allí.

Espectáculo de tango de El Viejo Almacén

La belleza seductora del tango — sus movimientos, notas y versos — atrajo más que músicos a El Viejo Almacén. El sitio ganó popularidad entre los amantes del tango, quienes de manera orgánica motivaron a Rivero a ofrecer cena junto al espectáculo. Celebridades y dignatarios de todo el mundo lo han visitado, entre ellos la actriz Gina Lollobrigida, la cantante Josephine Baker, el escritor Julio Cortázar, el conductor de carreras Juan Manuel Fangio, así como los Reyes Juan Carlos y Sofía de España.

Tiempos difíciles

Como letra de una canción de tango, no todo fue color de rosa en la historia de El Viejo Almacén. La expansión de la ciudad de Buenos Aires y sus vías motivó a miembros del gobierno a planificar la demolición del antiguo local. La oposición de muchos, entre ellos el reconocido escritor Ernesto Sábato, evitaron que la estructura fuese devastada por completo.

Espacio Bandoneón

Para garantizar su permanencia, el Honorable Concejo Deliberante de la Ciudad de Buenos Aires declaró la sede de El Viejo Almacén como Sitio de Interés Cultural. En 1988, Correo Argentino conmemoró a El Viejo Almacén con una estampilla postal como parte de su serie “Sitios y monumentos”.

Estas iniciativas no fueron suficientes para salvar El Viejo Almacén tras la muerte de su fundador. En 1993 el hijo de Rivero cerró el negocio por problemas financieros. Tres años después un empresario, Luis Veiga, adquirió la propiedad y revitalizó el histórico cabaret a su antigua gloria.

Ambientes para cada gusto

Lobby Bar con tocadiscos

El Viejo Almacén consta de dos edificaciones divididas por la calle Balcarce. Una alberga la Tanguería, el escenario del tango show, disponible todas las noches del año a las 10:00pm hora argentina.

La segunda contiene tres ambientes utilizados como restaurante, pero también disponibles para eventos sociales y corporativos. En planta baja se encuentra el Lobby Bar, un área menos formal con capacidad para 50 comensales, decorada con libros de tango y objetos de antaño, como un colorido tocadiscos antiguo.

Espectáculo de tango de El Viejo Almacén

Mi Buenos Aires Querido, ubicado en el primer piso, consiste en un salón amplio con piso original de Pinotea y paredes de ladrillo descubierto. Este espacio acomoda a 145 personas para almuerzo o cena. En el segundo nivel está Bandoneón, el área más versátil de El Viejo Almacén. Cuenta con escenario para presentaciones, pista de baile y barra, pero puede acomodarse con mesas imperiales, sofás, auditorio, escuela y mesa en forma de “U” según la necesidad del cliente.

El espacio más característico, fuera del escenario principal, es el Mirador. Aquí se sirve la cena entre decorados de paredes enteladas, un sillón rubí y un vitral con la imagen de la fachada de El Viejo Almacén. El Mirador cuenta además con terraza balcón para disfrutar la noche de San Telmo.

Paquetes de Cena Show

Espacio Mirador

Existen cuatro paquetes disponibles para clientes de El Nuevo Almacén. La Cena Show Tradicional en Mi Buenos Aires Querido incluye un menú balanceado y hasta dos bebidas durante el espectáculo, mientras que la Cena Show VIP en el Mirador incluye un menú con más opciones, asiento preferencial y bebidas ilimitadas en el show.

Quienes sólo quieran disfrutar de la presentación pueden elegir el Show Tradicional con hasta dos bebidas o el Show VIP con bebidas ilimitadas y asiento preferencial.

Viva la música

El cantante de tango Hugo Marcel

Uno de los grandes encantos de El Viejo Almacén son sus vocalistas. Más que cantantes generales, tanto Hugo Marcel como Rosana “Roxana” Fontán son auténticos tangueros. Cuando ellos toman el micrófono “uno siente que volvió 50 años en el tiempo”, explica Viviana Gigante, gerente de servicio al cliente de El Viejo Almacén.

Marcel se formó desde los 13 años en la orquesta de Osvaldo Fresedo. Fue estrella del cine y la televisión argentina, en especial por su participación en el programa Grandes Valores del Tango.

La cantante de tango Roxana Fontán

Fontán también se forjó desde muy joven con cantores tradicionales como Alberto Podestá y El Polaco Goyeneche. Entre sus logros, Fontán participó en Tango, enigmática película del español Carlos Saura nominada al premio Óscar en 1978 como Mejor Película Extranjera.

Tanto los cantantes como los bailarines son acompañados por un quinteto musical dirigido por Fernando Marsans. Además, el espectáculo cuenta con la participación del Grupo Los Lamas, una banda de música folklórica andina.

Viaje a las calles del pasado

Espectáculo de tango de El Viejo Almacén

Aparte de sus shows y sus ambientes, El Viejo Almacén ofrece otra manera de viajar al pasado. Buenos Aires Antiguo es un espectáculo al aire libre que recrea la ciudad de antaño. Actores vestidos con trajes de época ocupan la calle Balcarce entre las edificaciones de El Viejo Almacén, donde representan personajes típicos de la década de los cuarenta entre vehículos y decoración de la época.

Los participantes de esta producción original reciben a los visitantes con cocteles y bocadillos. Luego de su presentación artística, ellos llevan a los invitados a una cena de gala, seguida por un show de tango exclusivo.

Tradición tanguera de El Viejo Almacén

Escenario en la Tanguería previo al espectáculo

Existen shows de tango en Buenos Aires con todo tipo de acrobacias y presentaciones deslumbrantes. Lo que destaca a El Viejo Almacén de ellos es su apego a la tradición. El local mantiene el ambiente original de cabaret con balcón de herradura, tal como cuando Edmundo Rivero lo fundó. El show en sí no está atascado en el pasado, pues cuenta con bailarines profesionales, iluminación moderna y mucha variedad. Sin embargo, sí se apega a los temas, valores y majestuosidad del tango clásico.

Sentimiento Gaucho, tema que inspira el nombre de El Viejo Almacén, trata sobre un borracho cuyo amor lo abandona. A pesar de sentirse traicionado y querer no verla jamás, le desea felicidad y si volviese la perdonaría. Como el tango, El Viejo Almacén siempre atrajo personajes similares – libres, dolidos, en busca de redención – y continúa dándoles voz hoy día.

Espectáculo de tango de El Viejo Almacén

“En Buenos Aires van a encontrar muchos lugares cuyo charm [encanto] es la falta de información”, asegura Viviana Gigante. “Es el ‘boca a boca’. La gente busca la cosa más privada, la cosa más auténtica.” Incluso luego de celebrar su 50 aniversario, los amantes de El Viejo Almacén lo promueven con sigilo, como el secreto mejor guardado de la ciudad. Un secreto digno de conocer y disfrutar.

Fuente video: El Viejo Almacén

Dónde lo encuentro

Balcarce 799 esquina Independencia, San Telmo, Buenos Aires, Argentina

+54 11 4307-7388 • +54 11 4307-6689

www.viejoalmacen.com.ar

Galería